Naco entre los nacos

Publicado: mayo 9, 2008 en Noticias, Opinión

Ni tu, estimado lector, ni yo, tenemos la más remariguana idea de cuánto dinero ha acumulado Carlos Antonio Romero Deschamps al amparo del Sindicato de Trabajadores Petroleros. Sus hijos de shopping cada fin de semana en Estados Unidos en Jets que paga el sindicato, el ferrari de su chaval o el regalito que le hizo cuando contrajo nupcias (un yate de 1,5 millones de euros) son a penas el botón de muestra de lo que ha de tener “guardadito” este angelito, ejemplo de los gángsters que acuña el sindicalismo mexicano.

Simplemente Carlitos es intocable. La mejor muestra fue el “pemex gate”. Cuando parecía que ya lo tenían, utilizó su fuero como diputado para pasarse la ley por el arco del triunfo y Fox, que se caracterizó por ser un blandengue, lo dejó escapar con vida.

Recientemente y para colmo, sale el nacales este portando un reloj de $480 mil pesos, acompañado de una camiseta tipo Polo azul y unos pants que lo hacían ver como asaltante de Tepito (una disculpa asaltantes de tepito). Pero no nos dejemos engañar, pues así haya estado vestido de Zegna o Armani, usar un reloj de ese precio simplemente es NACO.

NACO porque rebasa el mal gusto, porque manifiesta que el tipo, sin su dinero, es un miserable Don nadie, con la autoestima màs baja del mundo. Naco porque es una burla para los miles de trabajadores petroleros el que su supuesto “líder” regrese de unas vacacioncitas en el Venetian de Las Vegas gastándose el dinero que ellos no podrán ver en toda su vida.

Naco porque denigra al país entero, porque representa lo peor de lo peor que se acuñó en los gobiernos como el de Luis Echeverría y López Portillo. Para mi generación es una vergüenza ver a un tipo como éste, como Elba Esther Gordillo, como Hernández Juárez o como a “Napito”, que no han conocido en su vida el trabajo, sino la tranza, porque son el perpetuo ejemplo de “el que no tranza no avanza”.

Hagamos, por favor, como sociedad, lo más que podamos para evitar que ellos sigan siendo dueños del país, por dejar de halagar a huevones como Ernesto Zedillo Jr. (nueva puntada de QUIEN). Si no les ponemos un alto, los Kawaghis, Jorge Emilios y Muriños de hoy serán las lacras del mañana.

Pidamos cuentas, seamos responsables y pongamos bajo la lupa a esta bola de tranzas. Yo sólo digo, que YA BASTA ¿no?
Sí, ya me enojé, pero ya se me pasará
.

Anuncios
comentarios
  1. Ruth mora vazquez dice:

    Estoy de acuerdo con algunos de sus comentarios,pues mientras a unos nos cuesta un gran esfuerzo ganar el sustento para nuestra familia,resulta una burla que nuestros lìderes se den la gran vida,mientras se regatea un incremento salarial miserable para el trabajador. Tal vez esto cambie algùn dìa,cuando nuestra educaciòn y sobre todo nuestra formaciòn nos haga partìcipes de una organizaciòn positiva,de calidad que haga avanzar a nuestro paìs.
    ” Sueños guajiros, finalmente pero se vale soñar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s