La Marcha por la Paz

Publicado: septiembre 1, 2008 en Opinión

“Regrésate a tu casa si lo único que vas a hacer por México es marchar cada cuatro años”, rezaba un pequeño cartel en las manos de una persona, entrada en años, quien observaba pasar la marcha de los cientos de miles de ciudadanos que el sábado fuimos a decir “Ya basta” a la ola de violencia e inseguridad que vive nuestro país.

Y probablemente tiene razón, marchar en miles, vestidos de blanco y con veladoras es lo único que hacemos muchos, tal vez quienes no hemos tenido la desfortuna de vivir el crimen tan de cerca. Pero, ¿qué es entonces lo que debemos hacer?… Ahí es donde me pierdo. Me pierdo porque a nivel de gobierno y de la sociedad en general se percibe que la distancia entre el país que tenemos y el país que queremos es abismal, terrible.

No podemos pensar en que los policías y gobernantes corruptos se van a conmover al vernos pasar a todos de blanco, tampoco podemos pensar en que los delincuentes tendrán una epifanía y de pronto dejarán de hacer lo que tan buenas ganancias les representa. No sucedió así con quien intentó, casi en plena marcha, robarse un niño de 4 años de edad en pleno Eje Central y Av. Juárez.

Es profundamente emotivo presenciar a tantos mexicanos y no mexicanos marchando por un justo reclamo: la libertad de poder salir a la calle sin temor a ser asaltados, secuestrados o vejados por algún elemento de la policía; acciones concretas contra la terrible impunidad que hace más rentable ponerse a secuestrar que fundar una empresa que genere progreso para el país.

También lo es ver los cientos de carteles con aquellas víctimas de secuestro que no se apellidan Martí, Harp o Wallace. Lo fue cantar el himno nacional a coro con miles de voces en la plancha del zócalo, iluminados todos. Pero aún así es más fuerte el miedo, la impotencia de saber que hay mucha gente que hace oídos sordos ante estos reclamos, de saber que de nada sirve en la práctica la firma de ningún “acuerdo”.

Se pueden firmar cientos de papeles, pueden incluso agraviarlos al estampar su firma gente como Elba Esther Gordillo, ¡qué más da!, si ante la corrupción, la impunidad y el crimen no hay papel que sirva.Por otro lado nos dicen que denunciemos los delitos, no obstante que los criminales se queden con nuestras credenciales de elector y nos amedrenten con tomar represarias, pero aún, para quienes se atreven a denunciar, les espera una pared de burocracia y corrupción.

¿Cómo vamos a terminar con esto? No lo sé. Lo que sí sé es que el sábado cientos de miles de personas, mi familia y yo entre ellas, nos unimos para decir ¡ya estuvo bueno!, para clamar lo que Alejandro Martí pudo decir a los gobernadores en su cara: ¡Si no pueden, renuncien!, para ser testigos de que la violencia no respeta credos ni posiciones sociales y preguntarnos qué es lo que tiene tan descompuesto al país.

Rápida anécdota: Mientras nos disponíamos a comer antes de la marcha llovía copiosamente. Quienes pudimos elegimos algún restaurante en una plaza comercial de la zona. Al lado de mi esposa pasaron dos mujeres exclamando “¡qué bueno que se les arruinó su estúpida marcha!”. ¿Ven lo que digo? ¿Cómo vamos a cambiar al país con mentes así, con mentes completamente apáticas?.

Tal vez lo hayan dicho por pensar que quienes marchamos eramos puros yupies, “puro riquillo” como también dijo alguien a nuestro paso. Pero yo no soy rico, mi familia tampoco lo es, y aún así perdimos a un tío a manos de delincuentes que pensaron que un hombre de 60 años era demasiado peligroso y le dispararon a quemarropa. Aún así he sido asaltado a las 10:30 de la mañana. ¿quién puede considerarse exento?

¿Qué sigue después de la marcha? ¿esperar otros cuatro años a ser convocados para volver a ver historias de secuestro y violencia? Espero que no.

Anuncios
comentarios
  1. malear dice:

    Ya se vio tu vínculo con el nefasto muchogrrrande.
    ¿Eres igual de puto que el o solo conocido?
    Te cita en entradas
    El borra lo que no le conviene ¿Y tú?

    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s