La selección mexicana de futbol

Publicado: noviembre 21, 2008 en Entretenimiento, Opinión

He de empezar este post con un disclaimer: Yo, de futbol sé lo que un físico nuclear sabe de antros. Nunca me ha apetecido seguir este deporte ni enfrascarme en absurdas discusiones sobre si mi equipo es mejor que el de alguien más y por eso no le voy a nadie.

Disfruto, sí, del espectáculo social que es el fútbol. Me llama la atención ver cómo hay gente capaz de cualquier cosa por su equipo adorado, desde pintarse el pelo, raparse, hacer el ridículo (más), apostar grandes sumas de dinero, gritar, mentar madres… hasta llorar por él.

Encuentro interesante ir a un estadio a ver un partido y por eso lo hago cada que puedo en distintas latitudes o simplemente concer los templos de la pasión futbolera que mueve a millones en el mundo. También veo, de vez en vez, a la Selección Nacional y, tras el partido contra Honduras creo haber entendido lo que pasa y, como un neófito en el tema, quiero expresar mi opinión.

En primer lugar, el técnico. A la mexicana, como es natural, nos vamos sobre un Director Técnico que no gana en sus primeros partidos. Primero lo ponemos en calidad de ídolo nacional y después lo expatriamos por traidor, generamos, como siempre, expectativas infundadas en un DT como si fuera el único responsable de dar resultados en el equipo y tal cual, si no nos parece, queremos “que lo echen” inmediatamente tras haber perdido o jugado pésimamente, como ha ocurrido.

Que si por ser mexicano, o por ser extranjero, que si funciona mejor tal o cual, hemos pasado por Bora, Mejía Barón, Javier Aguirre, El ojitos Meza, Manuel Lapuente, Hugo Sánchez, Jesús Ramírez y ahora Sven Goran Ericsson en menos de 4 mundiales. Todos ellos han probado ser directores técnicos exitosos en diferentes selecciones nacionales y equipos de prestigio, incluso con Chucho, la Sub 17 fue campeona del mundo.

¿Será entonces que los DT tienen la culpa? No lo creo. A mi me late más que es un problema de la Federación, la cual, respondiendo a quién sabe qué intereses económicos, da “línea” para la conformación de un equipo que resulta inconexo e indisciplinado. Parece MANDA, que para cada partido de la selección sea necesario llamar a Rafael Márquez, a Carlos Salcido, a Giovanni Dosantos, a Carlos Vela o a Osorio, sólo por que juegan en Europa ¿no será que llegar de Europa a penas unas horas antes a los partidos sea lo que influya para malos resultados?

Entonces, resulta que llegan siempre cansados a jugar, sin entrenamiento conjunto previo, sin química… pues ¿cómo vamos a ganar así?. Está claro que las selecciones deben de contar con sus figuras internacionales, pues tienen un peso sicológico importante en el rival, pero no puedes contar sólo con ellos.

¿Qué tal la idea de formar una selección con chavos mexicanos, que hay y muchos, dispuestos a dar su vida por representar a su país en el deporte que aman? Una selección con jugadores que vivan y jueguen en México y que puedan tener un sólido trabajo semanal con un entrenador que pueda contar con ellos y, así, sobre esa base, poner a uno dos de los jugadores estrella que están acostmbrados a lidiar con alemanes, españoles, franceses, argentinos, etc.

La selección presenta un enorme problema de logística para el DT en turno. Hay que esperar a ver si los “europeos” no se ponen sus moños para venir, ve si están en su mejor nivel, ponerlos a entrenar 12 horas antes del partido, no poder practicar jugadas de pizarrón ni aplicar una estrategia sólida. Osea, las tiene todas en contra.

Pero la cosa es luciiirse y poder sacar comerciales de Banamex con Giovanni o de Gillete con Márquez ¿no?, ¿qué interés comercial puede tener una selección integrada por Juan Pérez, Pedro Sánchez y Roberto Rodríguez (sólo estoy poniendo ejemplos)?… y luego se sorpreden porque no ganan!!!!

Encima, los medios. Que si ponte la verde que si la pasión azteca, que las arañas, las televisoras hacen de cada mediocre encuentro un evento digno de PPV. “La hora de la verdad… México contra Martinica”, jajaja. Es decir, vamos dándole la justa dimensión a las cosas. Ni la selección es tan mala como parece, ni tan buena como nos la quieren pintar en los comerciales, pero con estrategias como la que se llevan, no debe de sorprenernos que nos gane Honduras, ya mucho menos que nos gane Estados Unidos, de quien antes nos burlábamos y de quien hoy tememos.

Ojalá que esto se arregle, porque así como no soy apasionado del fut, debo reconocer que son pocos los momentos de euforia iguales a gritar un GOOOOOL de México. Aún tengo en la memoria aquella final de la Copa Confederaciones de 1999, cuando México quedó 4 sobre 3 ante Brasil, ese sí que fue un partido:

Y la final de la sub 17, por favor hagan algo antes de que esta valiosa generación sea desperdiciada:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s