El fin de la extorsión telefónica

Publicado: abril 15, 2010 en Opinión

Sólo a nuestros ingeniosos y faltistas diputados se les pudo ocurrir que la mejor solución para el delito de la extorsión telefónica y el secuestro era inventar un registro nacional de usuarios de telefonía móvil. Clásico, gastando dinero que ni suyo es, implementaron esto, que se convertirá en un gran elefante blanco (invisible, claro, pero elefante al fin), no sólo por su evidente inoperatividad, sino porque simplemente nunca servirá para los fines que ellos argumentan.

La seguridad, nos dicen, es el factor que impulsó este programa, como si de pronto los extorsionadores y secuestradores fueran impedidos de realizar su actividad simplemente con este programa. Como si no supiéramos que, antes de cualquier cosa, en México se inventa la trampa y no es nuevo que la venta de celulares carece de control desde hace mucho tiempo. Las autoridades se empeñan en tratar de alinear a toda la población, antes que atacar a los verdaderos responsables de estos delitos, que a menudo pertenecen a bandas bien organizadas que han comprado a todo aquel que necesita para operar.

Es más fácil hacer el cuento del Renaut, que meter mano dura en los reclusorios del país, desde donde sale la gran mayoría de las llamadas de extorsión en cualquiera de sus modalidades. Es más fácil aplicar una medida a la mayoría, que emprender acciones contra unos pocos. Ya ayer se decía que de las 57 millones de líneas registradas, unas 50 mil eran “truqueadas”, es decir, que tenían Curps falsas o alguna anomalía en su registro. ¿No son 50 mil líneas suficientes para seguir cometiendo ilícitos? Y todavía aseguran que el número es menor si se compara con los que ya están registrados correctamente.

¡Claro! Así como todos llevamos placas en nuestros autos, habrá 20 mil vehículos que circulan por todas las ciudades del país sin placas. La gente que se dedica a cometer delitos NUNCA va a a entrar a ninguno de estos programas que implementa el gobierno, pues siempre tiene forma de darle la vuelta a la Ley. Eso sí, al rato vamos a ver qué es lo que sucede cuando uno pierde su celular o por de malas se lo roban. ¿Va a bastar con reportarlo a nuestro proveedor de telefonía o vamos a tener que ir al MP para deslindarnos en caso de que se cometa un ilícito con nuestra cuenta?

Ahora afirman que hay una segunda fase de registro, en el que tendremos que ir y registrar nuestra huella digital para relacionarla con nuestra línea, pero también confiesan que no saben dónde, ni cómo, ni cuándo se implementará la segunda fase. En fin: una verdadera vacilada.

La cancelación de, hasta ahora, casi 20 millones de líneas sin registrar, atrasará a México por lo menos 5 años en materia de intercomunicación, que de alguna manera eleva la productividad y competitividad del país. Y todo porque un grupete de diputados quiere vestirse de gloria al decir que tienen un registro de los usuarios de celulares y que con eso están salvando al país. Ahora bien ¿ya se fijaron quién está manejando el Renaut? Porque no nos vaya a pasar cuando con el Registro Nacional de Vehículos (Renave) que cuando fuimos a ver estaba manejado por Cavallo, un genocida de la dictadura argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s