Contralínea, periodismo ¿de investigación?

Publicado: mayo 18, 2012 en Opinión

Hace tiempo escribí una crítica a un periodicucho llamado “El Periódico, las cosas por su nombre”, que era un claro panfleto tendencioso que se hacía, suponía yo, con dinero que los partidos ya no tenían que gastar en otros medios como la televisión, por ejemplo. El tiempo me dio la razón. Pasaron las elecciones y del panfleto este ya no volvió a saberse nada.

Hoy llega a mis manos un nuevo intento de “periodismo de investigación”. Contralínea, así se llama, es un periódico de circulación gratuita, como muchos que entregan hoy en día en las principales avenidas de la Ciudad de México y, según su portada, éste es el número 23 (el que está en la foto).

Celebro que haya la libertad de expresión necesaria para que un editor, en este caso Miguel Badillo, pueda llevar adelante un proyecto que bajo otros regímenes hubiera sido desaparecido. Pero como en la anterior ocasión, cuestiono el uso de un medio para golpear directa y descaradamente a una figura como, en este caso, Marcelo Ebrard.

Y que no haya confusión, yo no apoyo ni tengo ninguna relación con Marcelo Ebrard. Ya decía bien hace poco Federico Arreola: “sigan odiando/amando a EPN, JVM, AMLO, que de todos modos no van a agradecerles nada”. Estoy en contra del fanatismo político y la idea absurda de “cambios mágicos”.

Pero por lo menos el artículo central de esta edición de “Contralínea” es una manipulación a la información pública para denostar a un personaje político hacia el cual es evidente que se trae alguna animadversion previa. “Ebrard: hoteles, whisky, langosta y vinos con cargo al erario” es el título de este artículo central en el que se desglosan, uno a uno, los “excesos” de Marcelo. Los acusan de gastar 449 mil pesos en 15 viajes a ciudades como Davos, Nagoya, Londres, Bonn, Washington, Ginebra, Copenhage, Boston o Nueva York.

Claro, estos viajes son cuestionables en esencia, pero ¿la lana? ¡hasta se me hace poca! En promedio se trata de menos de 30 mil pesos por viaje ¿a estas ciudades? habría que preguntarse mejor cómo le hace. Se asombran de estadías en The Royal Horseguards, o el First Skt Petri, pero ¿pues qué querían? ¿que se hospedaran en un B&B? Yo en lo personal no quiero que el jefe de gobierno de mi ciudad ande dando penas entre dignatarios extranjeros. Por otro lado, hay opciones más caras en estas ciudades, que fácilmente pudo haber tomado.

Lo que celebro, es que, a diferencia de hace años, hoy podamos conocer, a través de un programa de transparencia, los gastos que se realizan. Antes ¡sabíamos cuánto costaban las toallas que se usan en Los Pinos? ¿sabíamos cuánto se gastaba en viajes de shopping a Nueva York en aviones de la Fuerza Aérea? Creo que hay que practicar cierta austeridad, cierto, pero tampoco es viable andar en metro, no para un representante de gobierno.

Después se le van encima a Marcelo con el programa C4i4, el de seguridad que cuenta con más de 8 mil cámaras de video instaladas por toda la ciudad. Lo llama “los espías del GDF”. Y cierto que resulta medio inquietante la idea de ser observados todo el tiempo, debemos tener cuidado con su uso, pero esto está demostrando las constantes faltas que comete la ciudadanía y de las cuales después quiere desentenderse y ya ha probado su uso para esclarecer algunos ilícitos. Yo, por lo menos, me siento más confiado de que, ante cualquier situación, puedo pedir que sea revisado un video, a no tener absolutamente nada.

Enemy of State, película que protagoniza Will Smith, enfatiza el peligro que se corre cuando este tipo de herramientas son puestas al servicio de la delincuencia o corrupción desde los más altos niveles, por lo que hay que tener cuidado. Por otro lado, “Person of Interest”, da un ejemplo de los alcances que puede llegar a tener esta tecnología, el Big Brother de George Orwell es ya una realidad.

En fin, no sé cuanto tiempo ni quien financie el proyecto de “Contralínea”, pero si es bien intencionado, yo podría decirles que no va por ahí. Que se haga periodismo de investigación, es lo menos que puede esperarse en esta época. Que cuestionemos a los gobernantes y saquemos a la luz sus atrocidades me parece perfecto, pero cuando el golpeteo es tan evidente, pierde, desde mi punto de vista, credibilidad. El activo más valioso de cualquier periodista.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s