Y después de la tormenta

Publicado: noviembre 29, 2012 en Uncategorized

El lunes tomará posesión el que hoy es presidente electo de México, Enrique Peña Nieto. Habrá, como en aquellos tiempos en los que Fox como diputado se puso orejas de burro, un grupo de diputados que harán manifestaciones en medio del desdén de Peña Nieto y su equipo de colaboradores y legisladores. El ala más moderada del PRD ha dicho ya que no tomarán la tribuna de San Lázaro, pero afines al “Movimiento de Regeneración Nacional”, seguro tratarán de hacer algo.

Podrán decir misa, y la dirán, pero el hecho es que Enrique Paña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional están de vuelta. Para muchos es el regreso de la dictadura perfecta “recargada”, con la combinación de viejos dinosaurios, como Chuayfett, Pedro Joaquín, Manlio… y la de nuevos bebesaurios, encabezados por lo menos de manera pública por EPN.

Para Andrés Manuel López Obrador, ésta ha sido la culminación de otra maquiavélica componenda entre el Partido Acción Nacional y el PRi para “vender a México a los extranjeros” a través de un fraude electoral que le ha vuelto a ganar la presidencia a los mexicanos (él es todos los mexicanos, recordemos).

La lucha de buenos contra malos continuará. México es un país profundamente dividido, donde la razón es lo último que impera. “¿Cómo va a ser presidente si casi dos terceras partes de la población no votaron por él?” escuché decir el otro día. ¿Pues cómo que cómo? En un sistema de tres partidos, ¿no es al menos lógico que nadie puede ganar con más de la mitad de los votos? 

Se requiere una pesada estructura de votos corporativos para arrasar una elección como lo ha hecho Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México… por el PRD. “Aquí los problemas electorales se dirimen de otra manera” dice un anuncio en la radio -palabras más, palabras menos- ¡Pues claro! ¡Aquí sí ganamos! ¿no?

Por eso la propuesta de una segunda vuelta entre los dos que hayan quedado en los dos primeros lugares es de lo poco sensato que está proponiendo Calderón antes de desalojar Los Pinos. Aunque claro, eso significa… gastar más en unas ya de por sí carísimas elecciones.

La sociedad quiere cambio. De acuerdo con Consulta Mitofsky, 59% de la población cree que habrá algún cambio positivo durante la presidencia de Peña Nieto. Muchos confían en que ésta estará relacionada con la seguridad. Ahí ya se han dado los primeros pasos, por lo que la percepción pareciera estar en camino de cumplirse. Ya no discutiremos aquí si es o no conveniente encargar a Gobernación el mando de la seguridad pública, pero coincido un poco con Fernando Gómez Mont en el sentido de que esto encierra más “contras” que “pros”. Al tiempo.

Por su parte, en lugar de haber capitalizado unos excelentes resultados electorales que obtuvo la izquierda en Julio, AMLO ha decidido -como siempre- irse por la suya y dividir a la ya de por sí dividida izquierda mexicana. A la voz de “aquí sólo mis chicharrones truenan”, decidió hacer de Morena un partido político. Si acaso alguien puede iniciar un partido hoy en día, por el arrastre e infraestructura que tiene, es él. pero queda de manifiesto el “estás conmigo o estás contra mí”. No hay claroscuros salvo cuando éstos son “justificables”, como el caso de Alejandro Encinas -un ultra condicional de AMLO- que no renuncia al PRD, pero es miembro importante de Morena.

Es indudable que en una buena parte de la población ha quedado fija la palabra “fraude”. Se hizo mucho marketing al respecto. Mentes -que antes trabajaron para el hoy “fraudulento”- trabajaron ahora del lado de AMLO para crear toda una cultura del fraude. No sé el objetivo que tuvieron, pero sí el resultado: una nueva y necesaria reforma electoral, que trate de curarse en salud ante los desconfiados, pero que será tan inoperante en la realidad como lo es la actual.

Se supone que los candidatos tienen algo así como 90 días para hacer campaña (no me crean), pero ya ahora tanto Marcelo Ebrard, como el mismo López Obrador, y hasta Margarita Zavala, están en una especie de campaña velada por el 2018. Es decir: la Ley no se desprende de la realidad que hay que regular, sino que pretende crear un mundo de fantasía hecho con el fin de crear polémica y tener más tiempo a los políticos en la tele.

Yo veo esto como el fútbol soccer. las reglas parecen ser claras, pero están a juicio de una persona que, humana como es, está condenada a tener errores de apreciación. De esto se aprovechan los jugadores utilizando todo tipo de mañas, que van desde adelantar una barrera en un tiro libre (ahora tiene el árbitro que pintar su raya Comex, ridículo), hasta levantar inmediatamente la mano cuando acaban de anotarle un gol, como induciendo al árbitro a pensar que el jugador estaba en posición adelantada.

Por lo pronto la tormenta pasó. Quedan ahí los resentidos, para quienes Peña no será jamás su presidente (noticia: sí lo es) porque no es legítimo, porque ellos no votaron por él.  El movimiento #Yosoy132 pero que no es capaz de juntar ni a 132 en sus asambleas, ha perdido credibilidad y sus más aguerridos integrantes pasarán a formar parte de Morena. Así ha sido siempre. De movimientos “estudiantiles” han salido muchos de quienes ahora ostentan cargos en la izquierda (léase Ímaz por ejemplo). Y eso es una verdadera lástima, porque sí que México requiere que los jóvenes levanten su voz de manera auténtica.

La tormenta pasó, y si una cosa hicieron bien los gobiernos panistas fue mantener lo mejor posible los indicadores macroeconómicos para que ahora estemos en posibilidad de crecer. México y América Latina se han convertido, ante la situación precaria de Europa y el “fiscal cliff” de Estados Unidos, en un imán para las inversiones.

Quedará en cada uno de nosotros decidir si se pone a trabajar para aprovechar este crecimiento que se avecina, o sigue quejándose del gobierno que “les ha sido impuesto”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s