Archivos de la categoría ‘Deporte’

La vista desde el Club de Golf Coral

La vista desde el Club de Golf Coral

Muchos mitos se han creado alrededor del golf. Se piensa que es un deporte sólo para “viejitos”, a muchos se les hace muy aburrido (porque no lo entienden), pero la mayoría piensa que es un deporte “muy caro”, exclusivo para la élite económica de México.

La verdad es que, como cualquier deporte, el costo puede alcanzar el nivel que uno desee. Claro que los clubes en el valle de México y en muchas de las ciudades más importantes del país tienen membresías costosas -sobre todo si es más cercano y tiene mejores amenidades- pero hay muchas opciones para practicarlo sin pertenecer a la clase más privilegiada.

Pero comencemos por el principio… ¿qué es el golf?

El golf es un deporte que se juega de manera individual. El objetivo es llevar una pelota de 42.67 mm de diámetro a través de un campo, generalmente de 18 hoyos, en el menor número de golpes posibles utilizando para ello una serie de palos, o bastones. Se trata de un deporte de precisión, en el que a través de una serie de movimientos controlados, el individuo ejecuta un swing con cada uno de esos bastones para llegar a su objetivo.

Este deporte se juega en un campo diseñado para prestar al buen jugador las facilidades para ejecutar bien cada uno de sus golpes y con condiciones para “retar” a los jugadores amateurs con una serie de obstáculos durante el recorrido. Estos obstáculos pueden ser agua, rough (pasto no podado a cierta altura), arena, árboles, hazards (dificultades añadidas como riachuelos o vados), que imponen, además de una mayor dificultad de ejecución, castigos en cuanto al número de golpes.

El campo está dividido en pares 3, 4 y 5, que marcan el número óptimo de golpes que debe realizar el jugador desde el tee de salida hasta embocarla y dar por terminado el hoyo. De acuerdo con el número de golpes que se realicen se define un nombre para este score. Seguramente has escuchado los términos “birdie”, “eagle”, “boggie”, etc… Esto hace referencia a cuántos golpes de más -o de menos- se utilizaron para ejecutar ese hoyo.

Podría extenderme enormemente, pero si quieres darte una idea más amplia te sugiero que entres a: Golf

Entonces, ¿es caro o no es caro?

La respuesta es: pues depende. Los clubes más exclusivos de las principales ciudades podrían resultar costosos y algunos mucho. Esto en función de la demanda de membresías, las amenidades que brindan y, claro del status. En muchos, inclusive, hay que pasar por un proceso de selección y algunos socios deben “recomendarte” para que seas aceptado, independientemente del pago de la membresía y mantenimientos. Esto no sólo sucede en México sino en muchas partes del mundo.

Pero el club es en lo último que debes preocuparte si te ha llamado la atención practicar este deporte. Lo primero que vas a necesitar es investigar dónde puedes practicar y tomar clases. La mayoría de los Golf Ranges, o prácticas de tiro tienen instructores y equipo que pueden rentarte. No necesitas hacer una inversión inicial elevada para averiguar si este deporte te llama la atención o no.

Si tienes curiosidad, investiga qué práctica te queda cerca y date una vuelta. Toma una clase y confiesa tu novatez. Para esto sólo debes llevar unos pantalones cómodos y unos tenis (para no resbalarte). Nunca se recomienda “acompañar” a un amigo en el campo si nunca has tocado un bastón de golf. La experiencia puede resultar frustrante, pues se trata de un deporte que “se ve fácil”. Créanme, no lo es.

Ya me gustó… ¿y?

Bueno, ahora sí comienza la etapa de equiparte con lo más básico, y esto es:

  • Pantalones para golf, generalmente de pinzas, tipo Dockers, hay de todos los gustos, modelos y precios. No te vayas luego luego a comprar el de Nike Golf necesariamente, aunque si te alcanza pues qué mejor. En la mayoría de los campos NO te dejarán jugar más que con pantalones de este tipo o bermudas.
  • Camiseta Polo, hay especiales para golf, pero cualquiera funciona. Toma en cuenta que no te dejarán jugar en camisetas sin cuello o sin mangas en ningún lugar.
  • Zapatos. Igual, hay de todos los precios y marcas. Yo recomiendo unos Foot Joy, que son muy buenos, te van a durar mucho y algunos modelos no son tan caros.
  • Puedes adquirir todo este outfit por alrededor de 200 o 250 dólares.

Ahora el equipo:

Sí, haz visto a los pro’s usar Taylor Made, Callaway, etc… No es necesario que compres marca. Trata de comprar un equipo para principiantes o inclusive usado. Un tip es que generalmente tu instructor en la práctica tendrá algunas opciones para ti.

Realmente puedes adquirir un equipo, con todo y bolsa desde unos 400 dólares. Obviamente no será el mejor equipo, pero será suficiente para comenzar y ya que le agarres gusto harás esfuerzos (o no) para comprar equipos más caros.

Lo que debe tener tu equipo es:

  • Driver – Te servirá para los tiros de salida donde el rango de tiro es amplio (tu caddy te indicará cuándo usarlo)
  • Maderas – Estos son palos largos, pero se usan sin el tee, que es el palito ese que se usa para poner la bola y te darán más distancia. Por lo menos debes tener una madera 3 y una madera 5.
  • Bastones del 4 al 9 – Estos son los hierros, que van aumentando el grado de inclinación de su cara y te dan distintas alturas y distancias. El 4 tendrá un ángulo mayor y te dará más distancia (si le pegas bien).
  • Pitching wedge – Este se utilizará para tiros elevados con una distancia entre 90 y 110 yardas. Toma en cuenta que aunque estemos en México, el Golf usa Yardas. Hay marcas de yardaje por el campo pero si eres novato te aconsejo siempre preguntar al caddy.
  • Sand Wedge – Sí, adivinaste, te servirá para salir de las trampas de arena, pero también para tiros elevados entre 20 y 90 yardas. Es muy útil cuando estás cerca del green.
  • Putter – Es el que hace el trabajo final de meter la bolita al hoyo. es indispensable tener uno.

Ya estás equipado. El máximo de bastones que te permitirán llevar es 14, pero con estos 12 lo harás muy bien. Algunos añaden hierros más bajos como el 3 o una madera 7, o un wedge de ángulo más bajo para elevar más la bola y ser más precisos en los tiros de acercamiento (approaches).

¿Y dónde juego?

Ahí está la cosa. Ya tomaste unas 10 clases y tu instructor te dice que van a salir al campo a jugar, o simplemente ya te animaste a ir por tu cuenta. Esto puede ser algo intimidante al principio, pero no es así.

Hay clubes que son de acceso libre, pues en México no tenemos campos públicos. Quiere decir que en algunos campos podrás jugar pagando un Green Fee (Cuota del campo) sin necesidad de ser socio. Se trata de buscar un poco y obtener una guía de campos. Algunas vienen hasta con descuentos para las cuotas.

En algunos campos alrededor de la ciudad es posible jugar con un green fee de 50 dólares y algunos tienen días más baratos. Claro, no serán los campos más impresionantes, pero sirven para practicar y pasar un buen rato. Por lo general, un campo entre semana, decente, puede jugarse en un rango de 70 a 150 dólares por una ronda de 18 hoyos.

Un aspecto importante es el Caddy. Será tu salvación en el campo, pero NO es tu instructor. Los caddies tienen la costumbre de dar consejos no solicitados. No los escuches si estás convencido de lo que estás haciendo, pero la realidad es que la mayoría de ellos juega y lo hace muy bien, así que no está de más tratar un tip o dos. Simplemente no los tomes como instructores.

Primero, el caddy en el campo tiene más experiencia que tu y, además, es persona. Así que trátalo con respeto. Su trabajo consiste en cargar tu bolsa de golf (así que no le eches 16 bastones, 50 bolas, dos chamarras y el Gatorade de a litro, porque PESAN), asesorarte en el yardaje, pasarte el bastón adecuado, tomarlo cuando termines de usarlo, limpiarlo y guardarlo en la bolsa. Además, te darán las “caídas” en el green, que es la referencia o ruta que debes seguir para tu tiro con palabras tan ambiguas como: “déle normal, un poco más de normal, pesado, de violín, ligero”, cuya equivalencia hasta no ha podido descifrarse.

También se encargan, algunos, de hacer ameno el paseo, platicar experiencias, animarte cuando la vas regando y, a veces secretamente, apostando por o contra ti con los caddies de tus compañeros de ronda. Usualmente el club cobra una “tarifa de caddy” que ronda los 20 dólares y ya dependerá de ti darles una propina adicional. Al finalizar tu ronda reflexiona en la ayuda que te brindó y el hecho de que tuvo que ver cómo tirabas 130 golpes en un campo que debió haber tomado 72, así que no seas tacaño, sobre todo si piensas regresar a ese campo.

Bueno… es caro.

Vuelvo al sí, y no. ¿has ido al boliche últimamente? No es lo más barato del mundo. Ahora, si de deportes caros se trata, intenta practicar triatlón, por ejemplo, donde deberás comprar equipo especializado y simplemente las bicicletas pueden costar desde 1000 hasta 12,000 dólares, según me han dicho. A eso añádele que deberás pagar inscripciones a los eventos y viajes, ya que generalmente son en playas o lugares turísticos como valle de Bravo, Cozumel, Cancún…

Obviamente el golf no te va a dar los beneficios físico atléticos que un triatlón, nadar, correr o ir al gimnasio, pero sí te dará otro tipo de satisfacciones. Si caminas el campo (no uses cochecito si tienes menos de 60 por favor) estarás caminando entre 7 y 8 kilómetros en un juego, así que tampoco es como que te quedes en la sala viendo la tele. Pero el verdadero valor está en el contacto con la naturaleza, momentos agradables con los amigos, oportunidad de entrar a círculos de negocios más interesantes y simplemente el reto de superarte a ti mismo.

Como ves, comprando el equipo básico, pagando clases y el primer green fee, a lo mejor te gastas unos 1,000 dólares en arrancar en este juego. Con la ventaja de que los bastones no los tendrás que cambiar en un buen tiempo.

De ahí en adelante el cielo es el límite. Claro que hay membresías a clubes que superan los 150 mil dólares, equipos de última generación que pueden costar 5,000 dólares, bolsas de golf Hugo Boss de 1,200 dólares, green fees que superan los 400 dólares… sí, ahí sí se convierte en un deporte “caro”.

Pero gracias al auge que este deporte está teniendo en México y que comenzó con la fiebre de Tiger Woods y Lorena Ochoa, las opciones para practicarlo son cada vez mayores y para todos los precios. Nunca es tarde para comenzar, así que a darle.

En otros posts hablamos de etiqueta de golf, apuestas y varios temas para amateurs como tu y como yo.

 

 

 

 

Tengo la edad suficiente para haber sido testigo de la mejor época de la frecuencia de Frecuencia Modulada 98.5 en el Distrito Federal. Fue el bastión del rock que más resistió, hasta que el interés de los Vázquez Raña (y su capital), terminaron por vencerlo y dar paso a oooootra estación de emisión de noticias y programas de opinión.

Ahora que somos testigos de los atinados comentarios de Ángel Verdugo, analista en economía del noticiero de Francisco Zea, acerca de que los ciclistas son “una nueva plaga que está a punto de causar daños severos en el Distrito Federal” e incitó a los automovilistas a acabar con ellos, “porque no respetan el reglamento de tránsito”, con métodos sutiles como aventarles el auto sin darles tiempo de nada… la verdad es que no me sorprende nada.

No puedo sino reprobar los comentarios de un viejito que quién sabe qué traumas debe de tener como para hacer esas declaraciones, o en qué ciudad vive para percibir que los automovilistas sí respetan el reglamento de tránsito. Sobran pruebas de que la bicicleta es un medio de transporte eficiente y amigable con el ambiente, cuyo uso es conveniente en pequeñas distancias en muchas de las ciudades más avanzadas del mundo y claro, es de esperar que un porcentaje de ellos no respeten el reglamento de tránsito.

Pero decía que no me sorprende, porque la línea de esa frecuencia es así. Se han empeñado, salvo en algunas excepciones, en tener en su paleta de locutores a una cantidad de ejemplares que demuestran que en México sí existe libertad de expresión en los medios, pues de otra manera ya los habrían mandado callar. Y claro que tienen ratings elevados, porque a la audiencia le gustan este tipo de noticieros y programas. Con un repaso a sus locutores podemos darnos una idea:

Martín Espinosa

Reporte 98.5 con Martín Espinosa: Martín fue durante mucho tiempo compañero de José Gutiérrez Vivó en Radio Red, un noticiero que alcanzó los más altos niveles de rating por su crítica social y por los diversos enfoques desde los cuales se abordaban las noticias. Innovador, como fue Gutiérrez, impulsó el uso a cansancio del helicóptero y los reportes viales, los viajes al foro de Davós y reportes especiales desde todo el mundo. Desafortunadamente Gutiérrez quiso convertirse en la noticia (pecado frecuente) y se volvió desmedidamente loco. Le apostó mal en el terreno político y perdió, dejando a empleados de Radio Red en la calle. A Martín, quien siempre fue más moderado, le costó trabajo conseguir otra frecuencia, pero yo diría que es de lo poco que tiene positivo esta frecuencia. Es su carta fuerte en un horario muy competido en la radio en México.

Gustavo Adolfo Infante

Reporte Última Palabra, con Gustavo Adolfo Infante: Un programa de chismes del espectáculo, donde obtienes lo que buscas. Gustavo siempre ha tenido una posición frontal, de choque, pero hay que reconocer que tiene un método de obtención de noticias envidiable. Hace muchas cosas, consigue exclusivas, está bien relacionado con los famosos, conoce su mercado y maneja, además el suplemento impreso de chismes del periódico Excélsior, propiedad también de los Vázquez. Este género tiene todo de criticable, pero claro, quien lo escucha ya sabe a qué se atiene.

Francisco Zea (izq.)

Reporte 98.5 con Francisco Zea: Aquí ya empieza a descomponerse bastante la frecuencia. Francisco quiere ser crítico, pero cae en lugares comunes. Carece de la personalidad y peso en la voz de un, por ejemplo, Francisco Ruiz Healy, a quien siempre se le ha conocido por ser un regañón y critico (¿Criticón?) al aire. Entonces parece un chamaco haciendo berrinches con un micrófono. Es joven, y por lo tanto tiene la oportunidad de cambiar el rumbo de su carrera. Lo que sucede con él es que la línea de la empresa dice: golpea y disfrázalo de que estás “diciendo la verdad que nadie dice”, lo que resulta bastante transparente y, por lo tanto, patético.

Esteban Arce

42 minutos con Esteban Arce: ¿no he sido lo suficientemente claro con este remedo de locutor en otros posts? Entonces revísenlos. No tengo mucho más que decir. A manera de resumen, para no hacerlos leer mucho, el tipo es prepotente, radical, cerrado y un ferviente creyente de que él tiene toda la verdad. Hay una larga historia de comentarios polémicos acerca de sus posiciones en contra de grupos vulnerables de la sociedad y ya se ha pedido su cabeza varias veces en Televisa, donde es titular (o era, no sé ni me importa) en las mañanas, en Canal 4. No sé qué intereses lo mantienen ahí, ni en qué momento pasó de ser un post-adolescente que conducía “El Calabozo” con el Burro Van Ranking, a conductor de un noticiero. Lo que sí sé es que tampoco le han dado ni le darán espacios más importantes… gracias a Dios.

David Páramo

No tires tu dinero con David Páramo: Es arriesgado lo que voy a decir, pero ahí va… es el peor locutor en la historia de la radio en México y por mucho. Su estilo de conducción, corriente y agresivo, hace palidecer a la “Señorita Laura”. Y ustedes podrán decir: ¿qué no es peor un Panda Zambrano? por ejemplo. No, para nada, primero, el Panda es un profesional que conoce perfectamente su mercado y crea un producto específicamente diseñado para éste. Es corriente porque así debe de ser para alcanzar a su audiencia y sus temas son totalmente superficiales, el tipo hace bromas telefónicas y a menudo ayuda a paisanos a comunicarse con la gente que tienen en México. No es mi ídolo, no se confundan, pero lo que digo es que hasta entre perros hay razas.

David Páramo es un casi distinto porque presume de brindar asesoría financiera a través de un programa de radio… y eso debe tener implícita alguna responsabilidad ¿no? En lugar de ello, utiliza el micrófono para insultar la inteligencia (sea del tamaño que sea) de quienes se atreven a llamar al aire. Palabras altisonantes que a nadie deben espantar, pero que simplemente en un programa de radio deberían usarse con cuidado. No me crean si no quieren: escúchenlo y formen su propia opinión. (Nota: si algún día llegan estas líneas a sus ojos, señor Páramo: Ya sé que le vale %&$% lo que un %$(/& como yo que no tiene programa de radio opine de usted, ya lo sé)

Ciro Di Constanzo

Reporte 98.5 con Ciro Di Costanzo: No puedo opinar sobre Ciro, sólo sé que ha tenido una trayectoria de mucho trabajo y esfuerzo. Es perfectamente lógico que busque espacios para crecer y en 98.5 encontró uno. Es crítico y tiene una voz muy particular y fácilmente reconocible, lo cual es muy positivo cuando quieres ser una figura en comunicación. Su nombre también lo ayuda mucho. A esa hora la verdad no escucho la radio, así que sería irresponsable de mi parte emitir una opinión acerca de esta emisión.

En resumen, cuando digo que las declaraciones de Ángel Verdugo no me sorprenden, es porque van en perfecta concordancia con el estilo y la línea de esta frecuencia. Por tanto hay que tomarlo de donde viene, pues al final ¿quién demonios es Ángel Verdugo? como para decir “maten ciclistas”. No es como que alguien vaya a hacerle caso.

Cierto que mucha gente está resentida con quienes practicamos algún deporte de manera organizada o nos gusta variarle a la vida y se enfurecen porque los domingos se cierran algunas vialidades para dar paso a actividades que enriquecen las opciones de entretenimiento (a menudo sin costo) en la Ciudad de México. Tiene un par de días que antes de llegar a una carrera que se celebraría en Reforma, un conductor comenzó a mentarnos la madre y a pintarnos dedo a un grupo de corredores que pensábamos cruzar la calle. Algo muy pesado debe de cargar ese cuate y bueno, está en todo su derecho a tener una opinión… imagino que será de los que respetan el reglamento de tránsito, un automovilista de los cuales Ángel verdugo debe sentirse tan orgulloso.


Uso de la tecnología en el Fútbol

Publicado: junio 28, 2010 en Deporte, Opinión

Larrionda platica con Rooney

Este mundial, el de Sudáfrica 2010, ha estado plagado de errores arbitrales. Un gol perfectamente legal que le invalidan a Estados Unidos contra Eslovenia, le resta contundencia al primer lugar de grupo, así como al espectacular regreso del equipo de las barras y las estrellas. Claro, a Estados Unidos no le anulan uno, sino dos goles claramente válidos.

México, que nuevamente llega a la fase de octavos de final para enfrentarse contra Argentina, también fue víctima de un error arbitral garrafal, que da por válido un gol de cabeza de Tévez al pase de Lionel Messi tras un rebote de Oscar Pérez. El jugador está en tan marcada posición adelantada, que el abanderado duda y, tras ver la repetición en la pantalla, muestra un rostro de preocupación por haberla regado. Al final Rosetti no se echa para atrás y caen tanto el primer gol de Argentina, como la moral de los mexicanos.

Ese mismo día, por la mañana, Jorge Larrionda, el silbante uruguayo encargado del encuentro entre las selecciones de Inglaterra y Alemania, con la perfecta inasistencia de su abanderado, no se dieron cuenta que debajo de la portería hay una línea que indica el inicio de la meta y no ven un claro gol. Este gol hubiera significado el empate para los ingleses y probablemente hubiera cambiado el curso del partido. Los alemanes se mostraron soberbios durante todo el juego y podrían haber sacado, creo yo, un 4-2 indiscutible.

En el partido de México, el “chicharito” Hernández, así como Rafa Márquez y otros seleccionados mexicanos indicaban a Stefano Ayroldi, el abanderado que no marcó el fuera de lugar, que viera la pantalla gigante. Al ver la repetición (opción que estuvo prohibida en Alemania 2006), Ayroldi se puso pálido. En ese momento supo que se había equivocado y trató de hablarlo con Rosetti, pero nada, la FIFA prohibe cambiar una decisión tras ver una repetición. La pantalla no ayuda.

Roberto Rosetti

Al igual que en el partido de Inglaterra – Alemania, es probable que la contundencia de Argentina hubiera bastado para enviarnos de regreso a casa, pero es muy probable que México, que ya había tenido dos llegadas claras de gol, hubiera seguido con ese espíritu. México se desconcentró y Osorio fue la clara muestra.

Hablo desde la perspectiva de un aficionado, no al fútbol, sino a los mundiales. El soccer no es un deporte que me fascine, en parte por esta cuestión tan subjetiva de los árbitros. Entiendo que a muchos lo que les gusta es la polémica que despiertan sus decisiones, dicen que es “el sabor” del juego. Yo preferiría que el sabor se lo pusieran las buenas jugadas y no la polémica.

Por eso, particularmente me gusta la NFL, con un deporte de mucho contacto, de mucha estrategia, donde cada jugada vale (como en el soccer, según yo) y donde es posible utilizar la tecnología en cualquiera de sus aspectos para lograr un juego, más objetivo y más emocionante. Y creo que al fútbol le hace falta eso.

Claro, habrá que cuidar el sistema de posibles abusos. en la NFL por ejemplo, un “challenge” en falso te cuesta un tiempo extra. Es decir, si retas una jugada, el referee la revisa y resulta que el juiciode los oficiales había sido correcto, castigan al técnico con un tiempo extra. En este caso, un observador del equipo en las pantallas puede indicarle al Director Técnico cuándo retar una jugada y cuándo no, a cambio, tal vez, de un cambio de jugador.

En la NFL los coaches tienen la opción de retar una jugada y cambiar una decisión

Ahora que la incorporación de tiempos fuera en el soccer tampoco sería algo descabellado. Los directores técnicos podrían utilizarlos (2 por cada medio tiempo) para definir una estrategia a balón parado o para reagrupar al equipo cuando éste esté muy desconcentrado. El basketball y el baseball hacen uso de tiempos fuera (además tiene implicaciones comerciales clarísimas, pues permitirían la incorporación de comerciales). De hecho, una de las razones por las que el soccer no es tan popular en Estados Unidos es porque no han encontrado dónde acomodar más comerciales.

En fin, que creo que todo deporte tiene que evolucionar. “El juego del hombre” no debe ser la excepción. Es el juego más practicado en el mundo, este mundial tiene una audiencia de 3 mil millones de personas, medio planeta ve el fútbol. ¿A poco se vale que por conservar su esencia, se ponga en riesgo su prestigio por las equivocaciones arbitrales?.

Al final, entiendo que algún poder económico incide en que la FIFA no haya tomado la decisión de incorporar la tecnología a este deporte, que fuera de eso es bastante emocionante. Lo único es que no puedo identificar cuáles son, a ver si alguno de ustedes me ayuda a entenderlo.

A penas el sábado visitamos tierras satelucas, invitados por una prima que cumplía años. La verdad no solemos ir mucho por esos lares porque el tráfico está horrible y porque nos sentimos como bichos raros, pero el “Pockets”, debo decir, es toda una opción.

Ya sé, ya sé que tiene un buen rato abierto, pero para quienes no salen de la Condesa y, ya cuando tienen mucha gasolina, Polanco, esto puede ser nuevo. ¿De qué se trata? De un billar/bar muy grande y muy bien puesto, que sale del común de los billares donde ni por error ves a una mujer, pero sí a mucho gañán y ruco de guantecito.

A diferencia de ese tipo de billares, donde lo más que puedes obtener es una cerveza, este tiene una barra más o menos aceptable, con chupe que no sabe a adulterado. la decoración está muy bien e incluso tiene un saloncito VIP que está muy agusto (que es donde estuvimos) y que tiene, entre otras monerías:

Su propio ambiente aislado del sonido de todo el billar, pero sin sacarte de la jugada, porque tienes vidrio hacia donde está toda la demás gente. Puedes poner tu propia música en el sonido del VIP

Su propia pantalla para ver lo que más te guste, aunque no vas precisamente a ver la tele

Una mesa de billar con muy buenos tacos (no arcos)

Una barrita con sus respectivos bancos

Una salita con su mesa de centro y toda la cosa

Todo el kit para prepararte los tragos a tu gusto (shakers, medidores de onzas, removedores, hielera, etc)

Un servi-bar, por si te falta algo para mezclar

Interfon que te comunica directamente con el mesero, para que venga sólo cuando tu quieras (aunque está muy al pendiente)

Osea, de Sateluuuujo. la hora en el VIP cuesta $300 pesos, mas lo que consumas. Los precios están normalitos y tiene la ventaja de que nadie te está dando tacazos cuando quieres tirar. El lugar es incluyente, la cadenita que tiene nada más es para que no andes deambulando por ahí si no tienes una mesa para jugar. Si no tienes reservación probablemente tardes un poco en conseguir mesa, por lo menos en sábado.

Disculpen que no ponga fotos, pero olvidé mi cámara y no encuentro ninguna en Internet. Prometo regresar pronto para que puedan verlo por ustedes mismos, o mejor aún, si van, me mandan unas.

¿Dónde está? En Periférico, pasando las torres de Satélite, si vas de Sur a Norte, fíjate bien del lado izquierdo, donde veas el HOOTERS (es inevitable que lo veas), te sales a la lateral y te regresas rumbo al sur. Arriba del Hooters está el Pockets, tiene estacionamiento con Valet Parking en la parte de abajo.

Fórmula 1 en D.F.

Publicado: octubre 15, 2007 en Deporte

Mejor debería titular este post como “más pronto cae un hablador que un cojo”. Como pueden ver abajo, me le fui encima a la organización de este evento en el post ¿Mónaco? o ¿másnaco?. Bien, pues sigo pensando lo mismo, pero cuando recibí una invitación de última hora para ir con dos pases V.I.P. a esta cosa, pues no pude resistirme.

Como a ING le urge aplacar la mala publicidad que le hace TV Azteca, decidió echar la casa por la ventana y nos invitó a sufrir. Aquí la foto de mi esposita desayunándose una mimosa en el lounge que pusieron en el piso 19 del María Isabel Sheraton:

VIP

Y pues la verdad eso estaba poniéndose bastante chido, cuando decidimos bajar a las carpas que tenían en la glorieta. Ya ahí nos dimos cuenta de que el evento estaba bastante chafa, porque fueron muy pocos autos. Yo iba básicamente con la misión de entregarles unas fotos de edecanes, pero brillaron por su ausencia. Sólo vi varias veces a éstas:

Y después de esperar unas tres horas (lo bueno es que no estábamos todos apretujados como los demás mortales), apareció el auto Fórmula 1, que si bien es un 2006 y ya no circula los martes, ruge de manera bastante impresionante. Unas 5 o 6 vueltas después, el locutor, que ya andaba más briago que nada, anunció que ya se había terminado y que no nos fuéramos a perder el concierto de los “Kumbia All Stars” en la Diana Cazadora, Seeeee, cómo no.

Aquí el video del paso del carrito:

Formula 1 en DF

Corrupto, si… pero Internacional

Publicado: octubre 4, 2007 en Deporte
Etiquetas:,

A Roberto Madrazo no le bastó ser conocido en México como uno de los políticos más corruptos que sobreviven del régimen priísta (la cosa es que sobreviven, y sobreviven, y sobreviven), dijo: Ah no! Yo tengo que ser reconocido como fraudulento y trácala allende las fronteras.

Yo creo que, como tiene un buen tiempo que no gana NADA, dijo “ahorita me hago idiotas a estos güeritos ¡y que se avienta un numerazo! Resulta que Madrazo, deportista de alto rendimiento, al grito de ¿Cuándo me han visto correr lento?, se saltó un tramo del maratón de Berlín o su chip “por error” dejó de registrar el recorrido entre el kilómetro 20 y el 35. Nada más que resulta que precisamente en estos puntos el circuito se une.

El resultado: ganador de la categoría entre 55 y 59 años con un tiempo récord. No sólo para él, sino para cualquiera de su edad, al registrar 2:40:57, una hora por debajo de su promedio, siendo él ya un buen corredor.

Pues ¿dónde pensaba que estaba? ¿en México? ¿frente a las computadoras de las elecciones del 88?  De plano no gana uno para vergüenzas. Él de plano ya se imaginaba así:

Roberto Madrazo

Somos hombres ¿o payasos?

Publicado: octubre 4, 2007 en Deporte
Etiquetas:,

A ver, bola de zánganos. De nuevo está la carrera de 10 K de Nike, que el año pasado sólo fue corrida por Alejandra, Bere, David y su servidor. Seguro que su primera reacción será de completa incredulidad, pero la segunda puede ser ¿qué están locos?.

No, lo hicimos una vez y lo volveremos a hacer, si no ¿qué somos? ¿Hombres o payasos?

Yo también pensaba que no lo lograría cuando no podía correr una cuadra ni aunque de ello dependiera mi vida, pero con entrenamiento puede lograrse. Todos los que participamos nunca habíamos corrido una carrera de éstas y nuestros tiempos fueron bastante decentes.

El próximo domingo 11 de noviembre se efectuará la edición 2007 de esta carrera, así que el 12 de noviembre pondremos en este blog los tiempos oficiales de los competidores inscritos para humillarnos entre nosotros, pero sobre todo para humillar a la bola de parásitos que no fueron ni a vernos mientras se tragaban una tlayuda.

Nike ha armado tres categorías para entrarle a esta carrera, así que no hay pretexto. No le saquen e inscríbanse. Cuando lo hagan me avisan para ponerlos en la lista

Inscríbanse en la categoría con la cual te identificas:

Los no corerdores que corren

Los no corredores que corren: Nunca en la vida mueves un dedo. Estás a años luz de los kenianos que siempre se llevan todos los premios, pero crees que corre (o caminar) 10 Kilómetros no va a matarte. Total, si fracasas siempre hay un camioncito que irá recogendo a pura gente como tú para que ya dejes que pasen los autos.

Aves de Fuego

Aves de Fuego: Los apasionados corredores que entrenan como tres semanas salteadas al año. Tu, como yo, podemos correr, pero ¿para qué? si nadie nos viene persiguiendo. Así como empezamos a correr, lo dejamos dos meses después de un fin de semana en Acapulco. No esperas ganar pero crees (sólo crees) que serás capaz de correrlo en 50 minutos.

Cartel Endorfina

Cártel Endorfina: No sé que hagas en este blog, pero si eres un Sport Billy inscríbete entre los que estarán en su casa bañándose mientras los demás a penas irán cruzando la línea de salida.