Posts etiquetados ‘shows’

El Hombre Vertiente

Publicado: agosto 14, 2013 en Entretenimiento, Música
Etiquetas:
Escena de "El Hombre Vertiente"

Escena de “El Hombre Vertiente”

Una de las maravillas del teatro es la capacidad de estar en contacto con los actores, verlos, sentir su energía y adentrarte con ellos en la trama. Ninguno en la sala ve la obra con los mismos ojos. Cada uno entiende lo propio, lo que su contexto y estado de consciencia le permite. Por ello algunos las odian, otros las aman y muchos más no les entienden (aunque aparenten que sí).

Cuando me invitaron a ver “El Hombre Vertiente” no sabía bien a bien qué esperar. Sabía que habría agua, y por eso aconsejé a mi esposa para que llevara un cambio de ropa para nuestro hijo de 8 años, que por primera vez nos acompañaría a un espectáculo de este tipo.

Por la portada era fácil predisponerse a ver algo muy parecido a “Fuerza Bruta”. Una compañía de teatro argentina, Ojalá, era la encargada del montaje y, de alguna manera ya nos habían hecho ver cómo se rompe el molde del teatro convencional, al convertirte en parte de la experiencia. Debo decir que Fuerza Bruta me encantó.

Sin embargo, fui con la mente abierta a ver qué ocurría. Resulta que prácticamente el único factor en común es el agua. El Hombre Vertiente es un viaje, alucinante, perfectamente montado en el “Plaza Condesa”, que yo disfruté como niño, como nunca. Tal vez fue porque asistí con mi hijo, que adopté la posición de sacar el mejor provecho de este espectáculo.

No intentaré siquiera ofrecer una explicación a la trama. No creo que sea posible y haría yo mal. Pero sí digo que quien vaya encontrará una experiencia intensa, fenomenal, con todos sus sentidos. Actores apareciendo de cualquier parte, agua lanzada a quien tenga cara de querer ser mojado, música, baile, diversión pura.

Hoy recuerdo a mi esposa y a mi hijo empapados, bailando, riendo con desconocidos, en una comunión de espíritus que duraría sólo unos momentos. Poco antes, cuando los actores que después se unieron al baile agradecían los aplausos, me acerqué a mi hijo y le dije: “Mira, Diego, así se le ve la cara a quien hace lo que más le gusta en la vida”. Sé que es algo que no se le va a olvidar.

La obra estuvo muy poco en México, pero si un día tienen oportunidad de verla, no se la pierdan.

Anuncios

Los Polivoces… homenaje

Publicado: octubre 7, 2007 en Entretenimiento
Etiquetas:, ,

Durante los últimos años, tanto Televisa como TV Azteca han logrado tener éxito en hacer una televisión cada vez más mala. Pero esto no siempre fue así.

En los tiempos en los que el único noticiero era el de Jacobo Zablodowsky, es decir, finales de los años sesenta y principios de los setenta, se generó la mejor época de la televisión nacional, con ayuda de este memorable programa: Los Polivoces.

Eduardo Manzado y Enrique Cuenca decidieron titular su show así porque precisamente se especializaban en caracterizar a diversos personajes de la cultura popular mexicana, sólo que con guiones excepcionalmente buenos.

Las escenografías eran unas verdaderas porquerías, pero francamente vienen a ser accesorias, porque lo que siempre dominó fueron las grandes actuaciones de este par. ¿Cómo olvidar al explotado “Wash and Wear” y su cínico jefe, “Mostachón”?

Los Polivoces ‘El Mostachon y El Wash and Wear’

“Doña Naborita” representó a la abnegada y casi omnipotente madre, que es capaz de hacer todo por su “muñeco”, incapaz siquiera de pensar que un hombre moviera un dedo, ya no digamos en la casa, sino para cualquier cosa, ya que es “demasiado hermoso”. “Gordolfo Gelatino” era su haragán hijo:

Gordolfo Gelatino y Doña Naborita

“Andobas” y “Don Teofilito” eran de los mejores. Don Teofilito, viejito con dinero y más o menos avaro, es explotado por Andobas su mayordomo/asistente, quien siempre tiene “bien cuidados” los intereses de su jefe, de quien obviamente espera heredar todo en cuanto muera. Esto último, aunque siempre parece algo inminente, nuca sucede:

Los Polivoces ‘Andobas y Don Teofilito’

“Muchachito, lo voy a reportar con el pentágono si sigue de insurrecto”, era la constante amenaza que el General Agallón Mafafas hacía al cadete Juan Garrison, el único boy scout bajo sus órdenes, que además era mejor que él en casi todo:

Los Polivoces ‘Agallon Mafafas y Juan Garrison’

Este par de hermanos, lelos por cierto, nunca sufrían de nada, porque todo para ellos era fácil. Aunque exacervada, refleja la candidez con la que mucha gente ve la vida.

Los Hermanos Lelos

Si son de mi generación, en la que Cablevisión era hasta cierto punto un lujito, seguro pudieron ver las repeticiones de este programa (porque yo no vi las transmisiones originales). Así daba gusto ver la tele.

Para las nuevas generaciones: sientan envidia y de la mala. En ese tiempo había escritores y guionistas cuyo trabajo daba poco margen a que existieran programas como “Con Todo”. En ese entonces no había más que UN programa de chismes de espectáculos. Se llamaba “En medio del espectáculo”, y era conducido por Paty Chapoy, en Televisa.

Lo único que puedo decir es que es una lástima que ahora los programas se reduzcan a “La Hora Pico”, o que consideren que “Amor mío” es humor (`pa su madre).